Nuestro Proceso

Limpieza de conductos de extracción :

Eliminamos la grasa de manera efectiva.

A continuación mostramos el estado inicial antes de nuestra intervención y el estado final después de nuestra limpieza de conductos de extracción, para que usted mismo valore si mediante un sistema manual se puede realizar la limpieza de los interiores de los conductos y, más aún, alcanzando los resultados obtenidos por nosotros en nuestra intervención.

limpieza de conductos de extracción - CWS

Por poner un ejemplo claro, si cogemos una bandeja de cocina con grasa y le aplicamos detergente desengrasante y agua a alta presión y elevada temperatura (*), veremos que la grasa se desplaza, cambia de color y pasa a un estado mas blando. Pero la grasa sigue ahí. Si a ese procedimiento le pasamos un estropajo comprobaremos que mediante su fricción podremos eliminar la grasa.

El uso de nuestro cepillado mecánico en las limpiezas de conductos de extracción hace las veces del procedimiento aplicado con el estropajo y su correspondiente fricción.


(*) Los procedimientos de limpieza de conductos y campanas extractoras comúnmente se basan en un desengrase manual mediante el uso de  hidrolimpiadora, aplicando detergente desengrasante y mucha agua, a alta presión y elevada temperatura que, como hemos explicado, no es un método eficaz para la eliminación de grasa.


Nuestro sistema de limpieza de conductos de extracción

Nuestro sistema elimina la grasa en chimeneas y conductos industriales y de cocinas, combinando la acción de un cepillo mecánico con la inyección de espuma activa y temperatura, siendo un sistema rápido y efectivo.

Cepillado neumático: Un potente motor, hace girar un cepillo dentro del conducto, llevando a cabo la acción mecánica contra la grasa. El motor gira a derecha o izquierda para arrancar la grasa.

Inyección de Espuma Activa: Una válvula de inyección rocía la espuma dentro del conducto (acción química). Se puede cepillar e inyectar espuma al mismo tiempo. La espuma tiene efecto de permanencia diluyendo la grasa al actuar el tiempo necesario (entre 10-15 minutos dependiendo del tipo de grasa). La disolución química es aplicada a una temperatura de 50-60 grados centígrados.